Los falsos medicamentos recetados que vienen de contrabando desde China

Las organizaciones criminales están siendo atraídas por el encanto del nuevo mercado, lo que lleva menos riesgo legal y mayores ganancias que las drogas ilícitas. Las empresas chinas, por su parte, están operando con poca supervisión y fuera del alcance de la ley estadounidense. 

"No solo las empresas químicas chinas venden materiales precursores a los carteles mexicanos y drogas sintéticas directamente a los mercados de Europa y América a través de Internet, sino que también están activamente involucrados en la producción de productos farmacéuticos clonados", dijo Robert Bunker, profesor auxiliar en el  Instituto de Estudios Estratégicos de la facultad de guerra en el ejército estadounidense, en un correo electrónico. 

Los casos de contrabandistas traficando  medicamentos falsos son cada vez más comunes. A principios de octubre, tres residentes de Texas fueron acusados por presuntamente intentar pasar de contrabando al menos 30 cargamentos de drogas farmacéuticas falsas, cerca de 100.000 pastillas dentro de Estados Unidos procedentes de China. 

Los contrabandistas supuestamente dijeron en la aduana que las cajas eran "regalos" y "juguetes". Sin embargo en el interior, había versiones falsas de medicamentos, incluyendo Xanax, Valium, sibutramina, Cialis, Viagra, y Ambien. Los contenedores de drogas tenían etiquetas falsas para que los compradores no notaran la diferencia. 

"Esta acusación formal de los tres residentes en el este de Texas es un caso claro de las fuerzas de la oscura globalización que hay en este momento", dijo Bunker. 

El mercado de productos farmacéuticos falsificados está en auge, con ventas estimadas entre 23.000 millones y 24.000 millones de dólares al año, según MarketWatch, el cual indica que cerca del ocho por ciento de los medicamentos son objeto de tráfico o comprados ilegalmente por estadounidenses. 

"Hemos visto algunas de estas organizaciones que utilizaban el tráfico de cocaína, por ejemplo, o de marihuana cambiar hacia este “negocio” y es dinero rápido y  fácil", Bruce Foucart, agente especial a cargo de la agencia de Inmigración y Aduanas, le dijo a MarketWatch. 

"El punto fundamental es que las personas creen que saben lo que están comprando, pero no saben lo que van a conseguir", dijo Foucart. 




Un sistema corrupto 


Al creciente problema de drogas farmacéuticas falsificadas se le dio una subdivisión completa en el informe 2014 de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad de Estados Unidos y China. 

El informe anual sobre las amenazas procedentes de China y las recomendaciones para el congreso advierten que las compañías farmacéuticas chinas están operando con poca regulación y pocas inspecciones, y están pirateando la medicina estadounidense con fines de lucro. 

Mientras que los funcionarios chinos dijeron que el problema va a desaparecer, la evidencia muestra que este solo está creciendo, según el informe. 

"China es" el mayor fabricante de medicamentos falsos en el mundo", dijo Roger Bate, un experto en drogas falsificadas y un visitador en el American Enterprise Institute, de acuerdo con el informe,  señala que el 79 por ciento de los productos farmacéuticos falsificados incautados en Estados Unidos en el 2008 fueron enviados desde China. 

Parte del problema se debe a la industria masiva y creciente de medicamentos en China. Cuenta con cerca de 4.000 fabricantes, 400.000 tiendas de farmacia al por menor, y 29.000 firmas involucradas en el envío de productos médicos. 

"Como la mayoría de los proveedores en China siguen la corriente vendiendo a otras empresas en lugar de hacerlo directamente al consumidor, fácilmente son pasados por alto por los reguladores", señala el informe. 

Se suma al problema, afirma, La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de Estados Unidos que tiene solo tres inspectores de medicamentos en toda China y solo dos son de tiempo completo. El problema radica en que el régimen chino se niega a conceder visas adicionales a los inspectores de la FDA. 

En el interior de China, el Partido Comunista Chino también hace poco para mantener a las empresas farmacéuticas en vigilancia. El informe afirma que "la capacidad de China para regular a sus propios productores se ve obstaculizada por luchas burocráticas entre la [FDA China] y otras agencias del gobierno central, así como una excesiva descentralización de responsabilidades en la regulación de los gobiernos locales". 

La falta de supervisión da lugar a muchos problemas. Algunas fábricas chinas etiquetan mal sus productos, dice el informe, tales como "Made in India" en lugar de "Made in China", para evitar ser detectados. 

Muchas otras compañías químicas chinas manejan "mercados grises", que son una práctica común entre las corporaciones chinas. Según el informe, los productores de químicos que tienen licencia para suministrar los ingredientes a las empresas extranjeras están produciendo productos para otras empresas en el día, a continuación, manejan sus propias producciones de los mismos productos por la noche.  

Productos mortales 


El efecto combinado de una pobre vigilancia, prácticas comerciales corruptas, y el atractivo de un mercado rentable ya está afectando a los consumidores estadounidenses, a veces con efectos mortales. 

Al menos 81 estadounidenses murieron entre enero de 2007 y mayo de 2008 a partir de heparina contaminada, un agente anticoagulante. La heparina fue vendida por una empresa estadounidense, pero una investigación encontró a una empresa china en su cadena de suministro que había reemplazado intencionalmente un ingrediente con un sustituto falso para reducir costos. 

El caso de la heparina "tuvo un enorme impacto en el producto en Estados Unidos", dijo Eric Yeh, profesor de ciencias farmacéuticas en la Universidad de Long Island, en una entrevista telefónica. 

La alteración de ingredientes en los productos farmacéuticos es un intento arriesgado. Yeh dijo: "Incluso una diferencia de un miligramo puede tener un gran efecto". 

Yeh dijo que incluso si los consumidores están comprando drogas legales de compañías aprobadas, pero van a través de fuentes fuera de Estados Unidos como Canadá o México, los productos pueden variar ampliamente. 

"Cada país tiene diferentes regulaciones, por lo que el proceso de fabricación podría no ser el mismo", dijo, y señaló que esto puede afectar la dosificación. 

El problema es aún mayor con productos farmacéuticos falsificados, que suelen tener ingredientes reemplazados por alternativas más baratas. "Puede que no tengan ningún ingrediente activo", dijo Yeh. "Y en el peor de los casos, podrían  incluso utilizar material nocivo". 

Investigaciones bloqueadas 


China es la principal fuente para los ingredientes de drogas farmacéuticas en Estados Unidos, sin embargo, la falta de supervisión en China está poniendo en peligro a todo el mercado de medicamentos. 

Según el informe de la Comisión de Revisión de Seguridad, el 70 por ciento de los ejecutivos farmacéuticos dijo en 2007 que China era su principal fuente para los ingredientes, y China sigue siendo la "principal fuente de importaciones estadounidenses para vitaminas, antibióticos y analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno, el acetaminofén, y la aspirina”. 

El Partido Comunista Chino, por su parte, ha impedido los intentos de Estados Unidos por garantizar la seguridad de sus medicamentos e ingredientes. 

El congreso de Estados Unidos trató de solucionar el problema del mercado de las falsificaciones en China en los productos farmacéuticos al aprobar proyectos de ley, como el acta de innovación y seguridad de la FDA (2012) para ayudarla a supervisar la seguridad de los medicamentos, sin embargo, logró poco debido a las restricciones del régimen chino sobre los inspectores. 

Cuando los inspectores de la FDA intentaron inspeccionar las fábricas Chinas tras el caso de la heparina venenosa, según el informe de Comisión de Revisión de Seguridad China, el régimen Chino " negó totalmente el acceso a dos de los inspectores de la FDA". 

"Las autoridades chinas reconocieron que la heparina producida en China contenía ingredientes nocivos pero nunca aceptaron que el medicamento contaminado causante de las muertes" estuviera asociado con ese medicamento, señala el informe. 

Añade que, mientras la compañía estadounidense Baxter, recibió cientos de demandas, "los exportadores de heparina chinos parecen haberse recuperado rápidamente del escándalo". 

Los casos no terminan en la heparina, tampoco. Fármacos comunes contaminados son "productos de estilo de vida", como Viagra y pastillas para bajar de peso. Según el informe, un médico de la sala de emergencia en Texas casi muere en 2009 después de tomar  píldoras falsas chinas para la pérdida de peso que compró en eBay. 

Cuando la FDA investigó las píldoras de pérdida de peso contaminadas, las rastrearon hasta llegar a un ciudadano chino, Zhou Shenyang, el cual  vendía las drogas en Estados Unidos mediante el uso de un intermediario. El informe afirma que ganó millones de dólares vendiendo medicamentos falsificados, los cuales fabricaba en una pequeña industria en el suroeste de China. 

Zhou también estaba haciendo frecuentes viajes a Estados Unidos, donde estaba comprando drogas reales que luego utilizaba como plantillas para hacer sus falsificaciones de vuelta en China.

Bunker dijo, en relación con el sistema chino para la producción de fármacos falsificados, "Estas prácticas nefastas solo se toleran en ese país debido a la confabulación entre las élites del partido chino y los grupos criminales organizados que se benefician mutuamente de esta siniestra relación".