El nuevo panorama petrolífero mundial

Es posible que el panorama del petróleo haya cambiado en los últimos seis años más que en los anteriores veinte. Sin que se haya notado ha habido una revolución silenciosa que está dando la vuelta a muchas de las relaciones comerciales y financieras que hemos considerado normales, hasta ahora.

El pasado 30 de julio un buque con bandera de Singapur salió de Galveston, Texas con destino Corea del Sur cargado de 400.000 barriles de petróleo. En principio no sería una gran noticia, salvo que era la primera vez que Estados Unidos exportaba petróleo en aproximadamente cuatro décadas...





El predecesor en el cargo de Obama, George W Bush, definió a Estados Unidos como “adicto al petróleo”. En cambio ¿Cómo es que hora se permite exportarlo de nuevo? Desde la crisis energética con Carter no se podía exportar petróleo (salvo excepciones), se intentaba que el petróleo americano redujera los precios domésticos y ayudar a la competitividad de la economía.

En los últimos seis años la producción de petróleo de los EEUU ha aumentado un 70% hasta 8,7 millones de barriles. Se calcula que cuando llegue a los 10,5 millones de barriles anuales se tendrá que volver a exportar petróleo o el mercado se saturará. Otro motivo para exportar es que este nuevo petróleo es ligero y que las refinerías norteamericanas no están tan listas para procesarlo, sino que lo están para el más pesado de México o Venezuela. Suponen que la exportación del petróleo debería de bajar los precios mundiales y con ello el precio que paga el consumidor norteamericano. La pregunta es ¿de dónde sale este petróleo? Se puede responder con una palabra: Fracking..

Fracking es la técnica nueva que se está poniendo en práctica para la extracción de hidrocarburos. Aunque normalmente es conocida para la extracción de gas, no es raro verla utilizada en el petróleo. Una nueva generación de empresas y empresarios (wildcatters) se han lanzado a por los yacimientos que las grandes petroleras habían dejado de explorar por no considerarlos adecuados.

La técnica consiste en la introducción de agua mezclada con arena y productos químicos a presión con el objetivo de romper las rocas que tienen hidrocarburos en su interior. La técnica se ha considerado peligrosa por poder incrementar movimiento sísmico y altamente contaminante, especialmente en lo que a los acuíferos subterráneos se refiere.

Esta técnica está muy desarrollada en Estados Unidos, pero todavía no queda claro sobre qué va a pasar en Europa. Ya que si por un lado no está aceptada por la población, por otro no se quiere depender de los hidrocarburos rusos. Pero el fracking no es lo único que está detrás del precio más bajo del petróleo de los últimos meses.

Arabia, Rusia y el petróleo


Por un lado uno de los manipuladores de la oferta está siendo Arabia Saudí tiene dos motivos principales para que baje el precio del petróleo. El primero es que no le interesa que se siga invirtiendo en fracking, ya que es competencia y son un estable proveedor en un mundo complicado. Mejor que sigan confiando en ellos.

Por otro lado parece que están manipulando el precio del petróleo a la baja como favor a EEUU con el objetivo de atacar a la economía rusa en el punto del que más depende, los recursos naturales. El primer exportador de gas del mundo y uno de los primeros del petróleo pueden estar preocupados si el precio de los mismos empieza a bajar sin remedio.

Además de esto Rusia está muy interesada en hacer crecer sus yacimientos. Recientemente anunciaron el descubrimiento de un yacimiento en el ártico que podría ser equivalente a las reservas petrolíferas de Arabia Saudí.

Otros factores que están influyendo en la bajada de los precios del petróleo son el cierre de las posiciones de 'hedge funds' y también que el estancamiento de la economía mundial hace decrecer la cantidad de aceite negro demandado.

¿Cómo va a cambiar?


Los precios inferiores del petróleo han empezado a notarse en la gasolina, aunque parece que no del todo. Pero a grandes rasgos es una buena noticia para los países consumidores (como España), pero mala para otros países, especialmente los nuevos productores como Argentina y Brasil. Tampoco es una buena noticia para compañías petrolíferas. Por supuesto los productores de siempre, Arabia, Rusia, Venezuela o Irán no estarán muy contentos con la situación.

También es una buena noticia para el bloque económico de la NAFTA, que probablemente alcanzaría la independencia energética.

Otro factor que va a cambiar es que hasta ahora financieramente desde los países consumidores se estaba alimentando los Fondos Soberanos (O Sovereing Wealth Funds en inglés) de ciertos países que reinvertían muchas veces en países consumidores, y este flujo es posible que se acabe.

El mundo está cambiando a pasos agigantados, no sabemos cómo va a ser dentro de una década, pero si hace un lustro parecía que había finalizado el fin del petróleo caro barato, ahora no estamos tan seguros. Ni siquiera lo estamos de quiénes van a ser los grandes productores del mañana.