Los jesuitas tras el asesinato de Kennedy

“El asesinato de John Fitzgerald Kennedy fue ordenado por el General Jesuita, ejecutado por el Papa Pablo VI, y llevado a cabo por el “Papa Americano”, Cardenal Francis Spellman, quien a su vez, usó a los Caballeros de Malta, Jefes Masones, Caballeros de Colón, y los Dones de la Mafia, incluyendo el FBI y la CIA, para llevar a cabo la orden desde Roma.

La razón por la que Kennedy fue asesinado (seré conservador y me apegaré a las razones que Fletcher Prouty delineó en sus libros “JFK” y “El Equipo Secreto”) fue que quiso poner fin a la Guerra de Vietnam, y quiso poner fin al gobierno de la CIA. Eso da lugar a dos preguntas: ¿Quería Roma la Guerra de Vietnam? Y ¿Controlaba Roma la CIA? La respuesta es sí a ambas.




La Guerra de Vietnam fue llamada “la Guerra de Spelly” (la guerra del Cardenal Spellman). Él fue al frente de batalla muchas veces y llamó a los soldados americanos los “soldados de Cristo”. El hombre que comandaba las fuerzas americanas en Vietnam era el General William Westmoreland, Católico Romano, miembro del CFR y posiblemente Caballero de Colón.

Así que, Westmoreland fue agente del Cardenal Spellman para asegurar que la guerra continuara apropiadamente. Un supervisor de Westmoreland fue el chico del Cardenal Spellman, Lyndon Baines Johnson (Vicepresidente de Kennedy y su sucesor). Lyndon Baines Johnson fue un Masón de Grado 33. Él también fue parte del asesinato, junto con J. Edgar Hoover, otro Masón de grado 33.

¿Por qué quería Spellman la Guerra de Vietnam? Spellman estaba controlado por los Jesuitas de Fordham (universidad privada y católica de la Compañía de Jesús, ubicada en Nueva York y perteneciente a la AJCU o Asociación de Universidades Jesuitas). ¿Por qué quería el General Jesuita la Guerra de Vietnam? Los budistas de Vietnam eran inconvertibles, no se convertirían al Catolicismo. Ellos no necesitaban de Roma.

Durante siglos existió presencia Jesuita en Vietnam y llego un momento en el que decidieron que alrededor de un millón o más de budistas tendrían que ser “purgados”. Continuarían más tarde esa purga en Camboya, con Pol Pot, y la purga sigue hoy día en Tailandia. Ejecutaron esta purga de budistas en Laos, Camboya, y Vietnam, así como hicieron con los budistas en China con Mao Tse Tung, ya que Mao Tse Tung estaba completamente controlado por los Jesuitas. Así que ellos querían la Guerra de Vietnam.

Otra cosa es que Roma está en control del comercio de la droga. El Vaticano controla todo el comercio de la droga, toda la heroína, todo el opio, toda la cocaína, cada cosa que sucede en Colombia. Colombia tiene un concordato con el Papa. El negocio entero de la droga está manejado por altas familias de la Mafia fuera del país de Colombia, sujetas al General Jesuita.

El General Jesuita manejó el comercio del Opio, un par de siglos atrás, fuera de China. Ellos manejaron el comercio de la seda, el comercio de perlas.

La Guerra de Vietnam fue también para consolidar y controlar este inmenso mercado del narcotráfico que inundaría cada ciudad americana con drogas, siendo traídas por la CIA con su Air America, y entonces distribuidas por la familia Trafficante a través de los Estados Unidos (Santos Trafficante de Miami).
Así que, tenemos a la Mafia y la CIA trabajando juntos en el comercio de la droga. Tenemos a la Mafia y la CIA trabajando juntos en el asesinato de Kennedy.

La primera razón por la que el General Jesuita (en aquel tiempo, Jean-Baptist Janssens) quiso a Kennedy fuera del camino fue a causa de que él iba a poner fin a la Guerra de Vietnam. La segunda razón es que Kennedy quiso poner fin al reino de la CIA. Kennedy fue traicionado por la CIA en la invasión de la Bahía de Cochinos, de modo que Castro no tuvo una oposición real. Esta fue la misma táctica que usaron la CIA y la KGB trabajando juntas bajo las órdenes de Angleton en la Revolución de Hungría.

Kennedy fue avergonzado y como consecuencia firmó un Memorándum con el cual arrebataba todo el poder a la CIA, entregándoselo a la Junta de Jefes de Gabinete.

La CIA fue construida por los Caballeros de Malta. El llamado “padre de la CIA” William Joseph “Wild Bill” Donovan era un Católico Romano Irlandés y Caballero de Malta.
La CIA es un brazo de la inteligencia del Vaticano. Los Caballeros de Malta estaban en todo. Casey fue un Caballero de Malta. Angleton fue un Caballero de Malta que manejó el “escritorio del Vaticano”, y este es un escritorio dentro de la CIA que tiene conexión directa al Vaticano.

Así que, Kennedy quiso poner fin a esta “comunidad de inteligencia”. Y ese fue su propio fin.

En consecuencia, como Kennedy intentó poner fin a la CIA y a la Guerra de Vietnam, y también a causa de que atacó al Banco de la Reserva Federal, ya que los Jesuitas estaban imprimiendo Vales de los Estados Unidos, ellos se deshicieron de él asesinando al único presidente Católico Romano de los EEUU. No fue un protestante como Harry Truman y otros, sino un Católico Romano el que trató de resistir el poder temporal del Papa en este país.

Él sabía que Vietnam era también un campo de prueba para armas de última generación, incluyendo armas biológicas, y también sabía que el pueblo estadounidense estaba completamente desinformado. Trato inútilmente de cambiar las cosas, aún contra las advertencias de su padre, el más poderoso Caballero de Malta del imperio.

De acuerdo a Tom Kuncle, el hijo de Kennedy, John F. Kennedy Jr. se encontraba a punto de desvelar públicamente sus averiguaciones con respecto al asesinato de su padre, motivo por el cual fue también eliminado.”

(Extracto de una entrevista realizada a Eric Jon Phelps, autor del libro “Vatican Assassins”)

By Neyerik