El extraño comportamiento de la estrella Tabby

Ahí arriba, en la constelación del Cisne, hay una estrella que lleva un tiempo haciendo cosas muy raras. Desde su sorprendente descubrimiento, en otoño del 2015, ha saltado al estrellato y nunca mejor dicho... En muchos medios de comunicación, un torrente de artículos nos hablan de extraterrestres y megaestructuras alienígenas...


Kepler es una sonda espacial de la NASA dedicada a la búsqueda de planetas en otras estrellas. Para ello, ha estado observando fijamente durante varios años un campo en la constelación del Cisne. En sus imágenes, que contienen miles y miles de estrellas, los científicos buscan pequeñisimas variaciones del brillo de cada estrella que se producen cuando uno de sus planetas pasa por delante y tapa una minúscula fracción del disco estelar. A estos eventos se les llama tránsitos y son como pequeñísimos eclipses que ocultan menos del 1% de la luz de la estrella. Para buscar eventos de tránsitos entre tantos miles de estrellas, los investigadores han desarrollado algoritmos automáticos que analizan el enorme flujo de datos que nos llega de la sonda Kepler. De esta manera hemos descubierto más de 2,000 planetas en los últimos años, gracias a Kepler, a los ordenadores que analizan sus datos y a los científicos que los interpretan.

La extraña estrella


En enero del pasado año, la revista profesional «Monthly Notices» publica un artículo de la astrónoma Tabetha Boyajian y colaboradores donde dan cuenta de un insólito descubrimiento: se trata de una estrella que sufre repentinos eventos de oscurecimiento con perfiles muy extraños, no vistos hasta ahora y no compatibles con lo que serían los tránsitos de planetas.

La estrella KIC8462852, también conocida como la «estrella de la megaestructura alienígena» o la estrella de Tabby, en honor a su descubridora, la astrónoma Tabetha Boyajian, es probablemente una de las estrellas más misteriosas del Universo. Está situada a 1.300 años luz de la Tierra, en la constelación del Cisne, y se hizo mundialmente famosa en septiembre de 2015. Por entonces, un grupo de astrónomos anunció una serie de extraños descensos de su brillo que no seguían un patrón comparable a los observados alguna vez en ninguna otra estrella. Los cambios de su luz eran profundos, no periódicos y asimétricos, y no encajaban del todo con la explicación de que delante de la estrella hubiera pasado un planeta, un enjambre de cometas, una nube de asteroides o los restos de una colisión planetaria. El desconcierto se incrementó cuando un astrónomo mencionó en una entrevista la posibilidad de que la luz de Tabby estuviera tapada por una enorme estructura construida por una civilización espacial avanzada.

También el astrofísico Jason Wright, un joven investigador de Pennsylvania State University especuló en una entrevista para el portal Theatlantic.com, con una explicación basada en una hipotética civilización alienígena que hubiera construido una colosal estructura en torno a la estrella. Internet tiene una mecha corta y esta chispa bastó para prenderle fuego. Inmediatamente se produjo la explosión viral alimentada por el «periodismo irresponsable». Si bien los científicos intentaron apagar el incendio de la hipótesis alien, lo cierto es que esta estrella es tan misteriosa que tampoco se descarta del todo esta explicación. Como en cualquier otro ámbito de la vida, hasta que no sepamos lo que es, podrían ser extraterrestres.


Hipotéticos escenarios 


Cuando vemos una estrella titilar, es porque algún objeto pasa frente a ella oscureciendo su brillo. Esa es precisamente la manera que tenemos de detectar exoplanetas. Sin embargo, cuando es un planeta lo que hace titilar la estrella la manera de titilar es regular y se corresponde con la órbita y la masa del planeta. En este caso los cambios en el brillo son completamente aleatorios. Las explicaciones para ese comportamiento van desde un grupo de cometas, a un oscurecimiento gravitacional. Sin embargo, hay una tercera explicación que es la que mantiene en vilo a los entusiastas del fenómeno ovni. Según esta explicación, el oscurecimiento podría deberse a megaestructuras alienígenas. En pocas palabras, que alguna civilización desconocida está construyendo una estructura descomunal alrededor de KIC 8462852 (algo como la megaestructura hipotética que conocemos como Esfera de Dyson) y eso es lo que está afectando a su brillo. Cabe decir que ninguna de estas hipótesis ha sido confirmada aún, y que la Esfera de Dyson es un concepto completamente hipotético.

El pasado 18 de mayo se confirmó que la estrella había vuelto a experimentar una de sus extrañas bajadas de brillo. Astrónomos de todo el mundo comenzaron a observar a Tabby y a compartir información frenéticamente para «radiografiar» la luz de la estrella y obtener pistas sobre la causa del fenómeno. Ya se ha constatado que la actividad de Tabby está volviendo a sus niveles normales, y ahora los investigadores tienen por delante varias semanas de duro trabajo para analizar los datos. Pero la nueva alerta ha llevado a un grupo de astrónomos españoles a publicar un «preprint» de su investigación (un artículo que aún ha de pasar el proceso de revisión por pares de una revista), en la web ArXiv. Han propuesto un nuevo modelo para explicar qué ocurre con Tabby: según han sugerido, los oscurecimientos de KIC8462852 podrían ser provocados por el paso de un gran planeta, rodeado por un extenso sistema de anillos, y por dos grupos de asteroides troyanos.

Si estos eventos son periódicos (y no sabemos si lo son porque sólo hemos observado dos, pero si lo fueran), entonces lo que sea que esté produciendo la ocultación estaría en la zona de habitabilidad de la estrella». ¡Fascinante! La zona de habitabilidad es el rango de distancias a una estrella en la que los científicos esperan que se pueda encontrar la vida. Ni muy cerca, donde hace demasiado calor, ni muy lejos, donde hace demasiado frío. La zona de habitabilidad es la distancia justa donde la superficie de un planeta podría albergar agua líquida.

                                   Tabby : la estrella más rara de la galaxia