La realidad del efecto OVNI según reconocidos los astronautas

No solo los ufólogos y aficionados a las teorías conspiratorias creen que los extraterrestres nos rondan. Los mismos astronautas sostienen que seres de otros planetas han visitado nuestro planeta...



Los testimonios sobre fenómenos enigmáticos y objetos brillantes en el cielo nocturno llevan décadas reabriendo el debate sobre la existencia de vida extraterrestre y sobre su posible llegada a nuestro planeta. Aunque a menudo la mera mención de los ovnis o de los platillos volantes tiende a asociarse con los amantes de las teorías de conspiración, lo que genera dudas sobre su credibilidad, no solo ellos creen que la vida alienígena existe.

El 20 de julio de 1969, Neil Armstrong se convirtió en el primer humano en pisar la luna. La transmisión de este evento histórico fue visto por un quinto de la población mundial, era “un pequeño paso para el hombre y un gran paso para la humanidad”. Lo que la mayoría de televidentes no supo, es que el equipo del Apolo 11 (conformado por Armstrong, Aldrin y Collins), reportó en varias ocasiones, avistamiento de Ovnis durante el viaje y el alunizaje.

Hay que tomar en consideración que estos astronautas eran ya experimentados y aún si no lo fueran, el entrenamiento que reciben es extenso hasta el punto de saber exactamente qué van a encontrar cuando estén allá afuera. Es decir, la tripulación está entrenada para discernir entre un objeto familiar fabricado por el hombre (satélites, estaciones, módulos, etc.) y un objeto extraño.

Ante la sorpresa que generó el avistamiento de un objeto que volaba al lado de ellos, el astronauta Buzz Aldrin preguntó a Houston a qué distancia se encontraba el S-IVB (resto de la nave que se separa del módulo lunar en una etapa específica del viaje), suponiendo que se trataba de este artefacto. Houston respondió diciendo que el S-IVB (expulsado hacía 2 días) se encontraba a 6.000 millas náuticas. Nunca se supo entonces qué era este objeto que la tripulación vio y que según afirman, tenía forma de L.

Edwin Aldrin, integrante de la misión Apolo 11, presentó su testimonio: “hubo algo allá afuera lo suficientemente cerca como para ser observado y… ¿qué podría ser?”. Consultado acerca de por qué no reportaron dicha visión en el momento, Aldrin explicó que los tres integrantes de la misión prefirieron callarlo para evitar que desde la Tierra los obligaran a volver o les exigieran realizar un acercamiento riesgoso.


Algunos reconocidos astronautas de la NASA no solo estaban seguros de la existencia de los extraterrestres, sino que fueron más allá al afirmar que seres de otros planetas habían visitado la Tierra y contactaron con humanos, recuerda el diario ‘The Sun’.

Edgar Mitchell


Integrante de la misión Apolo 14 y sexto hombre en pisar la Luna, el astronauta Edgar Mitchell pasó nueve horas sobre la superficie lunar el 5 de febrero de 1971. Pese a que nunca reconoció haber visto extraterrestres, estaba convencido de su existencia e incluso afirmó que habían visitado la Tierra.

“Tengo el privilegio de saber que hemos sido visitados en este planeta y que el fenómeno ovni es real”, afirmó Mitchell en 2008 en una entrevista a la radio Kerrang. El astronauta aseguró que la existencia de los extraterrestres “ha sido bien ocultada por todos nuestros gobiernos a lo largo de los últimos 60 años”, si bien, “poco a poco se ha filtrado y algunos hemos tenido el privilegio de recibir información al respecto”.

En uno de sus correos electrónicos dirigidos al jefe de campaña de Hillary Clinton, John Podesta, el exastronauta de la NASA sugirió que el Vaticano es consciente de la existencia de inteligencia extraterrestre e indicó que los alienígenas quieren ayudar a la humanidad, aunque temen las tendencias violentas de los humanos.

Mitchell creía que el mítico caso Roswell, sobre la supuesta caída en 1947 de una nave extraterrestre en la localidad homónima en Nuevo México (EE.UU.), fue real y que el Gobierno estadounidense decidió ocultar el asunto. En una entrevista concedida a NBC en 1996, mencionó que había tenido la oportunidad de hablar con gente de tres países que afirmaba que en el marco de sus cometidos oficiales había visto extraterrestres con sus propios ojos.


Gordon Cooper


Gordon Cooper, uno de los siete astronautas del Programa Mercury, el primer programa espacial de EE.UU. desarrollado entre 1958 y 1963, afirmó haber visto un ovni en el cielo de Alemania en 1951. Asimismo también dijo haber visto lo que le parecieron platillos volantes que espiaban en una secreta base aérea estadounidense, donde se ponían a prueba aeronaves experimentales.

En su mensaje dirigido a Naciones Unidas en el marco de una mesa redonda sobre los ovnis que se celebró en Nueva York en 1985, el astronauta de la NASA afirmó que creía que “estos vehículos extraterrestres y su tripulación visitan este planeta y viajan desde otros planetas un poco más avanzados técnicamente que nosotros”.

Deke Slayton


Otro miembro del Proyecto Mercury, el astronauta Deke Slayton vio un supuesto ovni en 1951 a unos ocho kilómetros de la ciudad de Hastings, en Minesota (EE.UU.), mientras realizaba un vuelo de prueba en un caza F-51.

En su informe del 19 de diciembre de 1951 describe un “objeto blanco” que volaba a una altura de unos 3.000 metros. Primero pensó que era un globo meteorológico, pero al aproximarse a aquel extraño objeto, vio que tenía forma de disco. “Intenté seguirlo, pero me dejó atrás y desapareció”, recoge las palabras del astronauta el Comité Nacional de Investigaciones sobre los Fenómenos Aéreos (NICAP, por sus siglas en inglés), una ONG estadounidense activa entre los años 50 y 80.

Brian O’Leary


El astronauta de la NASA Brian O’Leary nunca viajó al espacio, pero fue miembro del grupo de astronautas que se preparó en los años 60 para el programa de vuelos espaciales tripulados Apollo Applications Program, posteriormente cancelado.

O’Leary se convirtió en un respetado profesor de física en la Universidad de Princeton (EE.UU.) y creía en la llegada de seres alienígenas a la Tierra. En ese sentido, es famoso por afirmar que “existe abundante evidencia de que estamos siendo contactados”, de que “las civilizaciones nos han estado monitoreando durante mucho tiempo” y de que “su apariencia es extraña desde cualquier punto de vista materialista occidental tradicional”.


Leroy Chiao


El astronauta estadounidense de origen chino, Leroy Chiao, generó una ola de comentarios en la web, luego de confesar en un programa de televisión que fue testigo de un objeto volador no identificado (ovni) en el Espacio. Chiao, quien se desempeñaba como comandante de la Estación Espacial Internacional (ISS) en 2005, aseguró que mientras realizaba un paseo fuera del módulo orbital, vio una series de luces en fila que viajaban por el Cosmos.

En dicho espacio televisivo, contó que mientras instalaba una antena de navegación en el exterior de la ISS, a 370 kilómetros de la Tierra, algo muy raro capturó su atención. “Vi unas luces que parecían estar en línea, las vi volando y pensé que era extraño”, aseguró Chiao al programa.

Leroy Chiao ha sido astronauta del mencionado organismo estadounidense durante quince años, tiempo durante el cual ha efectuado cuatro vuelos al espacio en transbordadores espaciales y en un cohete ruso. Su amplia experiencia es la única que le da credibilidad a su relato.

Su testimonio se hizo público en el programa “¿Estamos solos?” del canal Sci de Estados Unidos, donde dedican algunos episodios a “Los archivos secretos de la NASA”.

Manipulación informativa de la NASA


Según varios ex trabajadores de la NASA, justo después del alunizaje, Neil Armstrong vio una nave espacial -o varias- sobre la superficie lunar y además, lo que parecen ser (según grabaciones) señales de vida. Esta parte de la grabación fue censurada de la transmisión en vivo por televisión y radio. 

La NASA ha sido supremamente celosa con todo lo que respecta a imágenes y audio original del Apolo 11. A comienzo del año 2000 varios ex-astronautas exigieron la publicación del vídeo original del alunizaje para que pudiera ser remasterizado con las tecnologías que hoy tenemos. La NASA argumentó que no tenía el vídeo original porque lo habían borrado para grabar otra cosa. El audio lo tenemos hoy en día gracias a las grabaciones que hicieron algunos radio aficionados que lograron captar la señal directamente del espacio.


Donna Hare ha sido testigo presencial de cómo se manipula la información dentro de la NASA. Esta mujer trabajó por 15 años como ilustradora técnica de la agencia espacial. Durante su trabajo vio cómo gente especializada en retocar imágenes alteraba fotografías provenientes de las misiones al espacio. Algunos colegas de Hare compartieron información con ella, incluyendo fotos de los Ovnis que aparentemente seguían a la misión Apolo 11 y las que le sucedieron.

Otro de los testigos de este tipo de manipulación fotográfica es el sargento Karl Wolfe, que afirma haber visto fotografías de bases en el lado oscuro de la luna. Con Photoshop borraron OVNIS, bases en la luna y rastros de procedencia desconocida. Solo después de este procedimiento quedaban listas para ser publicadas en internet, en periódicos... Lo mismo pasa hoy en día con las fotos del Curiosity en Marte.