La gran fábrica de la manipulación mundial manipuladora de cerebros



La gran fábrica de la información mundial manipuladora de cerebros está dirigida por intereses privados que se hacen pasar como "públicos" de toda la sociedad. Las guerras políticas y económicas del capitalismo, en las sombras, alimentan una manipulación psicológica permanente y nutre la parte mayoritaria del universo de la información mundial, vendida por la prensa del sistema como si fuera objetiva.

En general, y a nivel planetario, son los monopolios mediáticos - menos del 5% del total de los medios mundiales- los que dictan las reglas y establecen los parámetros de la información a escala global.

Así como las grandes corporaciones económicas fijan las reglas del mercado y forman los precios, las grandes corporaciones mediáticas fijan las reglas y determinan a diario -a través de la cartelización monopólica lo que "es noticia" y lo que "no es noticia" en el mercado de la información a nivel local e internacional.

Generalmente, cuando una información rompe las mallas de lo establecido, cuando revela aspectos funcionales o intereses del sistema capitalista que subsisten detrás de los gobiernos, de las corporaciones empresariales, o de la estructura dominante del negocio informativo, se la califica inmediatamente de "teoría conspirativa".

En éste escenario, los medios y periodistas del sistema son los primeros elaboradores y difusores de "teorías conspirativas" presentadas como información objetiva a nivel planetario y masivo.
De tal manera que, todo lo que "informa" la prensa masiva está manipulado y orientado por intereses privados que se hacen pasan como "públicos" de toda la sociedad.

Las guerras políticas y económicas del capitalismo, en las sombras, alimentan una manipulación psicológica permanente y nutre la parte mayoritaria del universo de la "información mundial" -vendida por la prensa del sistema como si fuera "objetiva".
Pongamos un ejemplo preciso: las "fuentes" que utilizan los medios y los periodistas del sistema no son "desinteresadas".

Toda la información que recoge la prensa convencional proviene de funcionarios, políticos, militares, lobbistas y ejecutivos de empresas, que utilizan la información masiva para manipular intereses electorales, políticos y económicos.

Las mayorías de las "fuentes" citadas por el periodista asalariado es siempre el poder.

Ejemplo: Los informes sobre "terrorismo" producidos y lanzados en serie por la CIA y los servicios de inteligencia, son aceptados como "fuentes confiables" por la estructura y los periodistas de la prensa convencional. Las noticias sobre Irak, Afganistán y las zonas ocupadas, se nutren de informes y voceros oficiales del propio ejército invasor.

En ese escenario, esa información no está orientada a la búsqueda de la "objetividad" sino a direccionar conducta social, tanto para el consumismo económico, para el beneficio electoral, o para generar consenso masivo a aquellos procesos que benefician a las corporaciones económicas y a los gobiernos del sistema capitalista.

Por falta de contra información masiva, las mayorías planetarias, ignorantes de la manipulación, consumen esas noticias como si fueran parte de una realidad emergente de procesos y de hechos que se suceden como producto de una dinámica "natural" del mundo.

En resumen, mientras por un lado la prensa convencional y masiva califica de "teorías conspirativas" a la información que revela sus interese y estrategias funcionales ocultas, por otro, utiliza la "información conspirativa" (vendida como si fuera "información objetiva") para sostener al sistema capitalista que paga por sus servicios.

En definitiva, destruir al enemigo con el mito de la "teoría conspirativa, controlar y convertir al individuo-masa en potencia social direccionada con fines de control político y económico, son los dos objetivos clave de la estructura mediática mundial que determina y decide lo que las mayorías deben entender y consumir como "información objetiva".
Manuel Freytas


"La manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizados de las masas es un elemento de importancia en la sociedad democrática. Quienes manipulan éste mecanismo oculto de la sociedad constituyen el gobierno invisible que detenta el verdadero poder que rige el destino de nuestro país.

Quienes nos gobiernan, moldean nuestras mentes, definen nuestros gustos o nos sugieren nuestras ideas , son en gran medida personas de las que nunca hemos oído hablar. Ello es el resultado lógico de cómo se organiza nuestra sociedad democrática. Grandes cantidades de seres humanos deben cooperar de ésta suerte si es que quieren convivir en una sociedad funcional sin sobresaltos.

A menudo, nuestros gobernantes invisibles no conocen la identidad de sus iguales en éste gabinete en la sombra. Nos gobiernan merced a sus cualidades innatas para el liderazgo, su capacidad de suministrar las ideas precisas y su posición de privilegio en la estructura social.

Poco importa que opinión nos merezca éste estado de cosas; constituye un hecho que, casi todos los actos de nuestras vidas cotidianas, ya sea en la esfera de la política o los negocios, en nuestra conducta social o en nuestro pensamiento ético, se ven dominados por un número relativamente exiguo de personas...que comprende los procesos mentales y los patrones sociales de las masas. Son ellos quienes mueven los hilos que controlan el pensamiento público, domeñan las viejas fuerzas sociales y descubren nuevas maneras de embridar y guiar el mundo".
Edward Bernays