El Ejército clandestino de las SS

La revista semanal alemana Der Spilegel ha publicado una serie de documentos pertenecientes al archivo del Servicio Federal de Inteligencia (BND), en los que aparece que a partir de 1949 Albert Schnez, el futuro inspector general del Bundeswehr (ejército alemán), organizó en la República Federal Alemana un ejército secreto, a espaldas del Gobierno Federal y los Aliados, destinado a rechazar un supuesto ataque de la Unión Soviética. Schnez tenía conexiones con el ex Obersturmbannführer de las SS Otto Skorzeny, que estaba planeando un proyecto similar en España.


El supuesto ejército incluía veteranos de la Segunda Guerra Mundial, que estaría formado por unos 40.000 soldados y 2.000 oficiales de la Wehrmacht y de las SS, que realizarían misiones en Alemania contra los comunistas en el caso de una guerra civil, para lo que crearon fuerzas de contra-espionaje con el objetivo de vigilar a varios políticos y ciudadanos comunes con ideología de izquierda.

En supuesto de ataque, los ex miembros de las SS debían conseguir las armas de las armerías de la policia anti-disturbios, controladas por los compañeros y seguidores de Schnez que trabajaban en el Ministerio del Interior.

En 1951 el canciller alemán Konrad Adenauer fue informado sobre esta conspiración en la sombra por el BND y ordenó investigarla a fondo pero sin tomar medidas claras contra una organización ilegal que incluía un buen número de veteranos de las SS.